En el camino

Por ese lugar del mapa en el que no he estado nunca, hago pasar las medianas que mueven mi baricentro. Cortan las tangentes que cruzan lo que jamás ocurrió y rompen la geometría de los círculos viciosos. En ese equilibrio imperfecto me muevo entre el resbalón de los recuerdos y las zancadas de un porvenir…

CAZAR COLORES

Hace varios días que llueve sin cesar. Mientras el autobús del colegio apuñala charcos, yo me convierto en timonel de un velero, y surco el mar de mi infancia. Las nubes se vierten sobre los campos, inesperados lagos rodean al pueblo, y un hermoso mundo acuático se sobrepone a la realidad. No es posible que…

EL MUNDO DURMIENTE… Y TRUMP PRESIDENTE

Nos gusta, nos gustamos.Tomar café, pintarnos los ojos, ir a estadios, a festivales, pasear por las calles, mantener firme el pulso y alta la mirada. Suponer que nos bendijeron con los dones de la crítica, del sentido común y de la capacidad de análisis. Sabernos fuertes… Pero quizás ocurra simplemente que nunca nada, ni nadie, nos puso…

ENTRE COMALA Y MACONDO, HAY UN BARCO QUE SURCA EL MAR

  Hoy tengo la firme intención de alcanzar la playa, y dejarme llevar por las olas hasta puertos lejanos. Perderme en muelles repletos de marineros con tatuajes, que lían tabaco recostados contra la puerta de las tabernas. En esos lugares aún es posible  creer en nuevos mundos, las brújulas marcan el norte, salvo que se…

LAS NOCHES EN EL SÓNAR

    Cuando la noche empieza a besarse con la ciudad, los bares se llenan de gente invisible. Gente que se cruza sin mirarse, o mirándose demasiado. Que va y viene, con los sentidos aletargados a fuerza de cervezas y ginebra. La mayoría no es consciente de dónde se encuentra exactamente, de por qué carajo ha…

TE REGALO UN FINAL

Dicen que me he vuelto incrédula y suspicaz.  Pero lo único que hago es compartimentar mis afectos, sin esperar demasiado de nadie.  No se trata de incredulidad y menos aún de suspicacia, se trata de pragmatismo, pura economía de mercado:  qué se me oferta, y qué puedo demandar. Dónde se labra el afecto real, y…