Y la gente se va a la plaza

Si le preguntara a mis abuelos o a mis padres sobre el significado de “ir a la plaza”, cada par me contestaría de forma distinta. Me imagino a mi abuela contándome sus correrías por el mercado, regateando con los vendedores o engatusando a los mozos de la época para que se convencieran de que las cebolletas, sus cebolletas, son muchas cebolletas (y me dejaría entenderlo como quisiera entenderlo). Y escucharía a mi madre contando con medias tintas sus tardes de amoríos en la terraza de algún bar, al atardecer de un laborioso día, pintando sonrisas cansadas entre la ilusión de miradas coquetas a los ojos y de reojo al reloj. La versión masculina de las historias estaría ensalzada con licores y puros, así que casi mejor dejo de imaginármela…

Para mí, desde hace tiempo, “irse a la plaza” está adquiriendo un significado trágicamente diferente. Nada de tardes tranquilas viendo Martinis azulados en vasos de tubo tras mis Ray Ban; lejos quedan los rayos de sol cosquilleando la piel mientras mi mente se pierde en un libro de Kundera en versión estéreo amplificada por los ecos de voces alegres que rebotan contra las paredes de piedras pulidas. En mi mente, las pelotas de los niños han sido remplazadas por bolas de goma; los uniformes de los colegios privados pijos por la deprimente negrura de los trajes de los anti-disturbios; los escudos emocionales por planchas de plexiglás; y las notitas de amor leídas tímidamente, a escondidas con las amigas se han convertido en pancartas y carteles que se levantan con orgullo recreado.

Sí, indudablemente hoy en día el “ir a la plaza” se ha convertido en ir a manifestarse, protestar, hacer una sentada, un levantamiento. Lo digo con las imágenes de Kiev en la retina, desde el frío invierno que sucedió a la primavera árabe, heredera del 15M. Estoy indignada (que no es lo mismo que serlo). ¿Es una solución gritarle a los sordos? Puede que sí, porque si sales en la caja tonta o en los periódicos ese ruido se traduce de alguna forma. No siempre las traducciones son fieles, pero ya sabemos que la fidelidad, hoy en día, es una mercancía muy escasa. Estar sordos es algo muy aconsejable, no nos engañemos. Yo deseaba estarlo justo hoy, cuando por error entré en el salón y mi padre estaba escuchando (¿?) el debate sobre el estado de la nación (leí esta tarde que hay que escribirlo en minúsculas. Así de pequeña es nuestra democracia). Me sentí incómoda como si lo descubriera mirando porno. Para disfrazar mi consternación e intentar que percibiera que no estaba haciendo nada malo, lo acompañé unos minutos en la visión de ese espectáculo. Sobra decir que lo más coherente me pareció la traductora a lengua de signos. Obviamente desconozco ese código, pero era la única que estaba haciendo su trabajo bien y sin una falsa sonrisa de autocomplacencia abusiva. Horas y horas y no dijo ni pío, ¡cómo tiene que ser! Me levanté pronto del sofá, pero no con ganas de ir a la plaza. Quizás sea ese nuestro problema: procrastinamos tanto que acabamos exhaustos.  Aplazamos el ir a la plaza. Quizás porque somos un país de bares y resolvemos los problemas frente a unas copas que se van vaciando sorbo tras sorbo como nuestras ilusiones, pero de eso no nos acordamos porque acabamos borrachos de palabras y saciados de tapas, listos para hacer el amor con nuestra razón al volver a casa (eso cuando no acabamos haciéndonos pajas mentales).

En fin, a ver si pasa el invierno, no para que llegue la primavera, porque no somos hijos de las flores (como mucho, nietos), sino para que vuelva el verano y con él otro tipo de estados acalorados, remPLAZAndo los lugares comunes, como las plazas aplazadas. No vaya a ser que nos desplacen.

-PatriShaw-

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s