Soy una puta zen de mierda

El tiempo no pasa en vano, eso lo sabemos todas. El tiempo es un ente cruel que a veces se las da de benévolo (tiempo al tiempo), pero incluso entonces miente. Lo que más me asusta del paso del tiempo no son las marcas que va dejando en el exterior (yo, por lo menos, estoy más buena que nunca) si no las marcas irreparables de nuestro interior. Esa mansa podredumbre. Con el paso de los años aprendes a ver las cosas con una relatividad pasmosa, ¡que todo te la suda, vaya! Lo que a los quince te parecía una hecatombe de dimensiones descomunales a los treinta no pasa de ser un pequeño percance. Yo, por ejemplo, me he despertado hoy tan tranquila, sin verlo venir, sin esperar nada especial del día y, de repente, he caído en la cuenta de que me había hecho budista, de que llevo meses siéndolo en silencio, tanto rollo con el Nirvana y yo me puedo pasar media hora con la mente en blanco y la vista fija en el techo de la habitación.

Realmente descubrirlo fue un drama, yo que había rajado casi tanto del budismo como de las tablets, y de repente me he visto inmersa en este mar de tranquilidad. Yo que he sido un maremágnum de emociones, una montaña rusa toda mi adolescencia, descubro, de repente, que en realidad soy mazo zen. De cuando estaba loca conservo la costumbre malsana de espiar las conexiones de whatsapp, todo lo demás puro teatro. Porque, a ver, una tiene su dignidad y no se resigna así como así a convertirse en todo aquello de lo que ha estado renegando durante años, en una sinsangre, en una sosa de mierda. Una lucha contra eso y, a veces, se monta sus numeritos y sus pequeños pollos. Todo con una vocación tan exageradamente artística que, a menudo, hasta yo misma me lo creo. Uso todas las técnicas que solían hacerme entrar en brote psicótico en mis mejores tiempos. Si estoy con un chico, le entro en el perfil un mínimo de cinco veces al día, analizo la competencia, me hago un esquema mental de sus posibles ligues, cotilleo incluso con curiosidad malsana el muro de su ex buscando algo sospechoso, algo que haga saltar el resorte, algo que despierte a la loca que duerme en mí. Pero todo es en vano, porque seamos francos, a estas alturas de la vida dejar al ligue de turno (o ser dejada) no te produce más emoción que el típico regustillo agridulce de terminar una buena serie. Bueno, a ver, si la serie es muy buena jode más lo de la serie, ¿o me vais a comparar vuestros desengaños amorosos con el drama de las llaves en el último capítulo de Friends?, ¡ no me seáis tan egocéntricas , por favor!

Lo peor de todo esto (porque todo es malo) es que la gente lo nota. Hace poco un chico me dijo que mi problema es que era “demasiado estable”. ¿Pero cómo que demasiado estable si pierdo horas de sueño por espiarte la puta conexión del whatsapp? ¡¡Qué estoy muy loca, joder!! Además, ¿qué es eso de ser demasiado estable?, o se está loca o no, ¡punto!. Porque en un principio puede parecer que ser estable está bien, que a los tíos les mola. Pero no, no, no, a los tíos de ahora eso les hace sentirse poco importantes, poco valorados, poco queridos…¡¡Venga ya!! ¿quién le ha dado permiso al hombre para convertirse en la nueva mujer? ¡¡Deberíamos denunciarlos por intrusismo!! Y es que, al fin, lo que pasa es que todo te la suda porque ya estás de vuelta de todo. A estas alturas de la vida ya te ha decepcionado gente a quién querías y ya has decepcionado tú a gente para la que eras importante (duele siempre más lo segundo que lo primero), ya te han sido infieles, ya te has involucrado en líos monumentales, ya te han inventado escusas inverosímiles para cancelar citas. Ya has pasado por tantos “in” que estás “out”. A mí ya me han roto tantas veces el corazón, ya me han fallado tantas gentes y de tan diversa índole, que he perdido la cuenta… ¿Y cómo creéis que me encuentro ahora? ¡¡Pues aquí, pintándome las uñas de rojo!! ( ¡¡¡Mierda, mecagüenlaputa, joooooderrrr, ya me he vuelto a salir de la raya!!! ¡¡¡ESO SI LE JODE EL ZEN A CUALQUIERA!!!

-Elementha-

IMG_3902

Anuncios

3 comentarios en “Soy una puta zen de mierda

  1. Hola, hola!
    Estoy en un curso de creatividad contigo vía online y fue así como di con tu blog que hasta ahora me ha gustado mucho. Me encantaría que visitaras mi portal y me leyeras también¡Saludos!

    • Hola Iztacalli, me ha hecho mucha ilusión ver tu comentario!! Acabamos de empezar, es un blog bebé todavía jeje…Esperamos que te siga gustando. Ahora mismo me paso al tuyo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s