No me saques la vena poética

The-Blower-s-Daughter

No me saques la vena poética, en serio, sé que no te conviene hacerlo. Derramarías un número incalculable de razones rojo sangre irracionales, de esas que no son nocivas si siguen recluidas en sus vainas de células sinápticas inconexas, pero que se vuelven cortantes como cuerdas de violín si se dejan tensar por el vello erizado de los instantes.

Si decides, mejor, si permites que eso ocurra, porque tu voz resopla más profunda o porque tus caricias reposan tranquilas allí donde encajan tus dedos, no te quejes si dejas de entender los caminos de mi lengua, el salirse de los mapas de mis pensamientos.
No te hagas ilusiones porque deje de ser yo unos momentos, volveré cuando acabe de imaginarme naranjas auroras nocturnas y la realidad de lo gris de las nubes vuelva a revolotear sobre mi pelo, que en algún momento dejará de regar la almohada.

¿No pretenderás que me quede así, mortalmente derramada y con los sesos al aire?
¿O es que quieres que sea siempre “la hija del soplador”, esa que puede desvanecerse con la brisa y no volverse fría con el agua helada?

No te hagas y no me hagas esas preguntas porque, si lo hicieras, me sacarías la vena poética y seguiría la hemorragia de palabras y pensaríamos en ponerles letras. Y ya sabes, si las tradujésemos en frases se perdería todo, porque la vena poética necesita de versos susurrados, como la sangre el oxígeno insuflado.

-Patrishaw-

Anuncios

4 comentarios en “No me saques la vena poética

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s