MADUROS, INMADUROS. VIEJAS Y VEJESTORIOS.

DSCN0624

 

Que madure.

¿Quién?, ¿yo?,  ¿es a mí? ¡¡Acabáramos!! Lo que hay que oír…

Muy señora mía… tal como recomiendan los médicos, ingiero fruta a diario. Me gusta verde, ácida, en ese punto en el que casi provoca escalofríos al paladar. Como un buen polvo (¿se acuerda?).

Podrá comprobar que no me faltan trozos. Esto es, ni he sufrido una amputación traumática ni me como a mi misma. ¿por qué? Voy a explicárselo: simple y llanamente porque yo no soy fruta. Por tanto, ni enraízo, ni me como, ni maduro.

Las peras maduran. Las manzanas maduran. Los plátanos, los melones, los pimientos… maduran. Yo simplemente dejo caer los años sobre mi cabeza.

Que madure, me dice. Tamaña insolencia. ¿Acaso no ha visto lo que les ocurre a las pobres fresas después de eso que usted denomina madurez? una de dos… bien se las zampan, solas o con nata, bien están condenadas a la putrefacción.

Por tanto, y manteniendo mi hipótesis de no ser yo misma una fruta, entonces:

  1. No maduro.
  2. Si no maduro, no pudriré.
  3. Tampoco pretendo conservarme en mermelada (y menos, con tropezones). Cuídese el que me pida casamiento o una hipoteca compartida.

Aquí un inciso. Entiéndase no pudrir como el no sufrir un proceso químico por el cual acabe oliendo mal en el fondo de un cubo de basura.

Bien es cierto que me saldrán arrugas (de hecho, ya hace un par de años que asoman), canas, celulitis, gastritis crónica y puede que artrosis. No obstante, me consta que será capaz de comprender la diferencia entre envejecer y pudrir. Haga un ejercicio de introspección, obsérvese pausadamente. Puede sentarse, apague ese aparato infernal.

Ha pasado por la juventud seria y consecuente (le permito decir, otra vez, “madura”), haciendo lo correcto, no omitiendo ningún saludo de cortesía (ni aún a la hija de puta de su suegra)… no colándose jamás, cogiendo ticket en la carnicería religiosamente,  respondiendo con un gesto seco a las adulaciones del charcutero. Durante todos estos años, usted maduró pero se negó a envejecer. El resultado a sus pies: tras 65 años de sístoles y diástoles, lo que le queda es un look cutre a lo Audrie Hepburn, ese tremendo tupé, cuyo tinte oscila entre el rubio platino y el violeta… y un sobre-labio grotesco, dibujado con trazo indeciso sobre la piel. Lleva perlas de plástico hasta en el pubis… ¿Pretende oponerse a la biología? Sus telómeros se acortan igualmente… Resígnese.

Vive en una calle céntrica, viaja en taxi, toma café todas las mañanas en el bar “La plaza” con sus amigas. Juntas forman un pintoresco grupo, refulgen con tanta bisutería y esos imposibles colores sobre la cabeza… alguna incluso se ha operado los labios, o se ha puesto bótox en según qué región anatómica (¿labios?, ¿mayores?). Acarician a sus gatos pero ya no provacan erecciones, toman lecitina de soja y usan más potingues que los  los egipcios para momificar a sus emperadores…

Pero a pesar de todo ese adorno dictatorial y carcelario… cada noche se acuesta sollozando por el cuerpo perdido. Su marido ronca de un modo tremendo. Y hojea frívolas revistas de sociedad, con todos esos glúteos tersos. Usted solo se parece quizás a la Duquesa de Alba y, con algo de suerte, a Naty Abascal.

Eso sí, se ha comportado siempre maduramente, se lo concedo.

Pero no me gusta. No me gusta usted, ni su madurez, ni su maquillaje de carnaval. No me gusta un ápice.

Por desgracia, ya no está a tiempo de hacer un estudio de prueba y error…igualmente le expongo la segunda parte de mi hipótesis (recuerde que la primera indicaba que un ser humano no puede ser fruta): suponiendo más producción de ruído en su mocedad (¿de carcajadas, a lo mejor?),  que hubiese bailado desnuda en un prado o se hubiese follado al charcutero, ahora sería igual de vieja pero se acordaría del modo en que hay que movilizar los maseteros para sonreír, y no se gastaría el dinero inútilmente en bolsos de piel que huelen a vaca encerrada. En conclusión, summary: ¡Podría barrerse la amargura de los ojos!…

Así que, aún desde un momento cenizo de mi vida, solo le pido a los dioses dos cosas:

  1. No madurar jamás.
  2. Envejecer jugando a las canicas, bañándome en el mar e ignorando la ignominia de los sátiros, los dobles sentidos y los números de cuenta.

No hay eterna juventud. Por favor destino: no me conviertas en otro de esos vejestorios plastificados y repelentes.

POR FAVOR, por favor… porfis…

Anuncios

Un comentario en “MADUROS, INMADUROS. VIEJAS Y VEJESTORIOS.

  1. Wow, no sé cómo debe ser la mujer de 65 años a quién le dedicas tremendas lindezas! Pero mucho cariño no destila de tus palabras! Crecer, madurar, o más bien hacerse adult@ y envejecer, se pueden llevar de dos formas, bien o mal, con dignidad o sin ella…Según apunta mi DNI he crecido y se supone que he madurado ( ya te digo que mentira “podrida”, 😉 no maduro ni en broma!) , pero es sólo un número no una actitud! Y cómo tal l oque antes eran los 40, (edad en la que me muevo, exactamente 41 y estupenda, lo sé que lo has pensado, jejejeje) se definían cómo la mediana edad, y la vejez se consideraba a partir de los 65 años (año arriba año abajo), de manera que los que tenían 80, eran prácticamente momias!!!! Pero todo eso ha cambiado, debido a la cantidad de años que vivimos, la mediana edad, se ha situado en los 60 y la vejez a partir de los 80, momento en los que todos los años que se viven y dicho por mi tía que tiene 82 casi 83, son años que son un regalo, y que duren!
    más sin duda, sí, si a quién te refieres fue moza que no sonrió lo que debía, que no se divirtió lo que es de ley, e incluso ilegal, y se inyecta hasta en el cerebro, triste mocita fue y peor momento vive ella, que no disfrutó y en la oscuridad de la amargura por no haberlo hecho la reconcome!
    Más disfrutemos de las juergas corridas y de las que están por llegar, de las risas y lágrimas vertidas de felicidad, de las bromas, de los días, de las noches, de andar descalzas por la calle porqué no aguantábamos ya más los tacones, de bañarte en el mar, porqué te han tirado vestida, de situaciones surrealistas que han llenado y enriquecerán más y más nuestras vidas!!!
    Tengo el alma de niña., y con ella moriré!
    Porqué siguen sorprendiéndome cosas y personas ( aunque sea para mal), porqué la vida nos depara mucho que desconocemos, y porque la arruga es bella, cuando es signo de felicidad!!!
    Hagamos un akelarre por la vida, bailando descalzas en una luna llena, porqué tenemos la capacidad de disfrutar!!!!
    Doy Gracias a Juanan G.C. por haberme descuiberto vuestro blog y a vosotras!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s