Puro teatro

7869_cd28

Ya lo escribía Mocuishla hace años, en secreto, en la intimidad de una red social en la que se disfraza con su nombre, y se pone al desnudo sin pseudónimo: la vida, la realidad, los momentos, la acumulación de acontecimiento, las personas, la relaciones, las interpretaciones,… son puro teatro. Espejos de espejos en los que se refleja nuestro actuar, ataviado con ropajes escénicos, nombres prestados e imposturas placenteras hasta cuando duelen. A lo mejor no  quería decir eso, pero yo me permito el atrevimiento de interpretarlo como me viene en gana, así como lo siento. Después de todo, hasta mi sentir puede ser puro teatro. De hecho, el puro teatro está a la orden del día y de las noches. Lo impregna casi todo locamente, sin un sentir aparente, como si fuera una alocada bailarina de flamenco pateando furiosa en un tablado bajo los ojos de un inexperto e inculto en ese arte.

Lo que es más complicado, bajándose del tablado y subiéndose a las tablas, es encontrar teatro puro, del que te despoja de tu personaje durante unas horas, dejándote en carne viva frente a impostores sinceros, a la merced de reproducciones de sentimientos que presentiste sentir o poder sentir alguna vez, como conciencias colectivas junguianas que afloran en lo individual desde lo público. No se trata de ningún síndrome de Stendhal, todo lo contrario, se trata de ver el arte retratando al arte, siendo conscientes de eso y viviendo un gran placer calentado por las pieles de otros, de aquellos que bajo ropajes cosidos de engaños se dejan la piel para que veas que no existen mentiras, que, simplemente, el teatro es a la realidad lo que la realidad es al teatro: una historia de amor correspondida, llena de incomprensiones y absurdos, de artificios consentidos y verdades iluminadas u oscurecidas según alumbren los focos y las ganas. Un paroxismo al servicio del talento (o viceversa, ¿qué importa?), que te transporta lento hacia un rapto consentido que te ocasionará síndrome de Estocolmo aunque te encuentres bajo la lluvia de Santiago, en una húmeda noche de octubre.

Y eso fue lo que me pasó ayer. Ignis y yo nos dejamos barrer por “A Tempestade” de Voadora, que nos hizo naufragar en una isla perdida entre pensamientos que ya teníamos, hechos de música, coreografías, referencias, preguntas y enajenaciones propias y ajenas. Más bien, sobre las tablas se barrieron plumas y se cargaron fardos de tedio como si fueran leña para las hogueras que queman con lo absurdo, de un plumazo. Igual el encantamiento de Próspero consiguió realmente adelantar los relojes 2 segundos (o más) sin que nadie se enterara, con la maña de un mago y la hipocresía velada de arte de una Yoko Ono. Lo que es cierto es que el tiempo voló, en un polvo consentido que la sacudida de las telas dejaba al desnudo. Y reímos y pensamos y nos pasmamos ante ese teatro puro que sabe representar lo presente, lo pasado y lo futuro y ver que Shakespeare no es tragedia, ni burla, ni farsa, ni comedia. Es todo lo anterior y algo más; algo que baila ebrio como Trínculo con la inocente sensualidad de Miranda, que con la soberbia de Alonso o la sumisión de Ferdinand trata de enfrentar las traiciones de Antonio mientras ve que los monstruos como Calibán acechan chocando con las fuerzas supuestamente buenas y justas de Ariel. Y todo eso con una seriedad sardónica que encubre una sonrisa a medias que es una máscara en un espejo, otro más.

Shakespeare es teatro y el teatro es como la vida misma: un conjunto de notas que apuntamos en la agenda de la memoria, afinadas o desentonadas según se sintonicen con la serialidad de nuestros sueños. Porque, después de todo, somos nosotros mismos que estamos hechos de la misma materia de los sueños y la vida es sueño, puro teatro.

-PatriShaw-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s