TRIUNFOS Y ANTITRIUNFOS

Y el puñetero tarro de mermelada seguía, cuatro meses después, en la misma recóndita y triste esquina del frigorífico. Al lado de un yogur con trozos de melocotón, jamón en taquitos y ¿crema antiestrías? Sin constancia de ello, el tiempo se me escurría entre las manos a base de talonarios y agendas apretadas. De falta…

DÍAS RANCIOS

Yo… con los oídos sordos las orejas bajas y la cabeza alta; muda la boca mis dos ojos locos y como salmos viejos, los labios rancios. Yo… con el cuerpo entumecido y el sexo adormecido… aunque ya no llore, ni implore seguiré brindando con vino por tu olvido. Mientras el mundo duerma y la luna baje a…

Y A LA COLA DEL PARO… POR NO HABER PASADO POR EL ARO

La oficina del INEM es un lugar rancio y oscuro, atestado de gente cabizbaja, marcado por una promiscua mancha de humedad en el techo. Tiene forma de desazón y huele a fritanga. Alguna funcionaria lleva camisas del Corte Inglés, sandalias de Mari Paz y masca chicle sin azúcar. Es verdaderamente horrible. Aún diría más… la…