DÍAS RANCIOS

DSCN0317

Yo…

con los oídos sordos

las orejas bajas

y la cabeza alta;

muda la boca

mis dos ojos locos

y como salmos viejos,

los labios rancios.

Yo…

con el cuerpo entumecido

y el sexo adormecido…

aunque ya no llore, ni implore

seguiré brindando con vino

por tu olvido.

Mientras el mundo duerma

y la luna baje a la laguna,

saldré, a bailar con las olas

después, dejaré pasar las horas

confundiendo la pena

con la playa

y la arena.

*RATHEN*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s