TRIUNFOS Y ANTITRIUNFOS

ama de casa

Y el puñetero tarro de mermelada seguía, cuatro meses después, en la misma recóndita y triste esquina del frigorífico. Al lado de un yogur con trozos de melocotón, jamón en taquitos y ¿crema antiestrías?

Sin constancia de ello, el tiempo se me escurría entre las manos a base de talonarios y agendas apretadas. De falta de sueño, demasiados objetivos y una peligrosa tendencia a la imaginación excesiva.

Ya me veía, triunfadora, bajo los vítores de un febril público, entusiasmado por los resultados de mi trabajo y denodado esfuerzo. Cubierta de gloria y reconocimiento público. Con mil diplomas a mayores, ni un solo quilo de más y belleza a raudales.

Cada día me dormía sobre la mesa, rodeada de montañas de papeles, bolígrafos y dos pantallas de ordenador. A la espera de los frutos finales.

Y hete aquí que… esos frutos finales… son del Mercadona, están caducados y ocupan tenazmente su lugar en la nevera. Los tan anhelados laureles vienen en cajitas para hacer callos, no soy más guapa ni más lista, pero he perdido cuatro meses, he ganado cuatro quilos y esta sensación de fútil vacío.

Qué vida absurda.

*RATHEN*

Anuncios

4 comentarios en “TRIUNFOS Y ANTITRIUNFOS

  1. Pingback: TRIUNFOS Y ANTITRIUNFOS | ePIDEmicas

  2. Vaya, que identificado me siento… Por suerte, hace tiempo que dejé de dormir sobre la mesa, rodeado de papeles, mi vida vale mucho más.

    Acabo de conocer el blog gracias al instagram de Rathen, desde hoy tenéis un seguidor más. Buen trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s