HOMENAJE A SILVIO

IMG_1767

Ojalá… “Ojalá” significaba nada, hasta que Silvio la cantó…

“ojalá se te acabe la mirada constante
la palabra precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto
una luz cegadora, un disparo de nieve”

Ojalá… Decían.

Le hablaba a un dictador, y ahora, a quien quiera yo. Hoy, que te pienso, a ti. A ti que eres carne y alma, pero fuiste calambre y funambulista en la cama.

Viejo amor de papel: Son días raros, asombrosamente estimulantes. La vida que sangra, el mundo que salta, la pelea y la lluvia… Las manzanas en el supermercado y los dolores de barriga. Todo me deja perpleja. Quiero tragarme de un sorbo ruidos, olores y canciones. Las viejas volando desde los  balcones, los borrachos descojonándose en los bancos de los parques. Respetables señoras y chonies, dulces niñitas que se tocan el pubis. Y un hombre con traje, dibujados en el talle los tatuajes. Los tatuajes de cuando se atrevía a ser rockero, golfo, poeta y motero..

Ya lo ves. En igual medida me sobra la vida que me falta, ni me alcanza el aire para respirarlo, ni me cabe cuando lo atrapo.

Lo peor es que después… creo que moriré. No habrá más calor del amor en un bar, ni más risas de orate perpendicular en un mundo particular.  ¿No crees que es un un insulto a la razón?… Morirse…. ¿En qué cabeza cabe?  Vaya atentado a los derechos de la gente. ¡¡Y vaya dios tan indecente!!

Mientras tanto, habré de conformarme. Pero no te creas, me va bastante bien. De vez en cuando salgo y corro por fantásticos laberintos de los que asoman coches en doble fila, ambulancias, carritos de Carolina Herrera y botellas de tequila. Yo corro y salto charcos. Al final, los coches en doble fila se convierten brujas de alegre vida, los charcos en lagos y los carritos de bebé, en carruajes que te llevan a orgías al este del Edén.

ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado
ojalá que el deseo se valla tras de ti
a tu viejo gobierno de difuntos y flores

Ya no eres más dictador.

Ojalá, que la vida se te desplome desde las estrellas, que me caiga encima y me aplaste las costillas. Entonces continuaré recostada sobre alguna nube amarilla, sobrevolaré las estúpidas alcantarillas de esta ciudad y huiré a donde solo existamos la música, yo y las olas del mar.

Ojalá no vuelva acumular listas de la compra, ni proyectos de interiorismo, ni los abyectos escritos legales del si y del no. Ojalá las cruces con las que mutilas calendarios marquen también la rara felicidad para la que ahorras. Que lleguen a buen puerto tus dos mil ambiciosos proyectos, y que los niños te aclamen al grito de excentelentísimo don señor doctor…

Que encuentres a una buena y rubia mujer, por lo menos licenciada, recatada, sobria, elegante, y toda una señora de uñas pintadas. Que te llame cariño en lugar de viejo perro loco… que lave los platos y aún le queden ganas para follarte un poco.

Mientras tanto… ojalá que yo no te encuentre jamás. Ojalá sigua aquí, dentro de las estúpidas fantasías, de una estúpida mujer fantasiosa, que prefiere pirarse a la playa, mezclarse con las canciones en los bares, firmar pactos con arañazos sobre la piel y no con retazos sobre el papel.

Y con la certeza de que a pesar de ti, a pesar del tiempo, de la muerte y de la gente, aún siente.

 

_ RATHEN_

 

 

Anuncios

2 comentarios en “HOMENAJE A SILVIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s