ERES PRINCESA MUERTA

      Yo podría ser una princesa. De proponérmelo. Pero de eso se trata precisamente. Que no me lo propongo. No me sale del m..oño. De hecho, odio a las princesas y a las muñequitas. A no ser, claro está, que tengan menos de 15 años y lo sean por derecho propio, sin alardes ni estridencias. Las…

– YA… NO TE QUIERO TANTO –

  Un mal día lo tiene cualquiera de esos puñeteros… apelmazados, rezagados, disfrazados.   Pero ahora sé que los malos días se curan soñando y sé también que no puedo reprochárselos a nadie. Vale. Todo está bien.   Me aferraré a mi estilo. Las medias rotas y la cabeza loca deambulando de plaza en plaza por detrás…

EL CORAZÓN DE LOS MUERTOS

STAY ALIVE!!!! Nunca acabaré de entender quién soy, y tampoco por qué, para qué o por quién vivo. Pero eso es algo que ya no me interesa. He decidido dejar de devanarme los sesos con preguntas sin respuesta. Simplemente aprovecho la rutina unos días, otros la rompo a conveniencia, visito el mar con frecuencia y…

El ser y la nada

  Hay días en los que una se levanta con el peso de mundos inventados oprimiendo las costillas. Nada parece tener demasiado sentido en un mar de dudas a las que se puede encontrar fácilmente una respuesta racional y cavilada, pero aun así la línea de flotación de los pensamientos se debate entre brazadas desbocadas…

Historia de dos ciudades

  Uno nunca debe volver a los lugares en los que ha sido feliz. Es una máxima exquisitamente exacta, que conjuga a la perfección las coordinadas espacio tiempo, dando a las frases un sentido físico de fórmulas en fábula. Pero uno siempre regresa a los lugares en los que amó la vida, bien sabiendo que hay…

Alén da nada

PORQUE OS VELLOS SON A FORZA E O RAIGAME DOS TEMPOS QUE QUEDAN POR VIR PORQUE SEN ELES, OS SEUS RECORDOS PÉRDENSE ALÉN DA NADA PORQUE SEN A SÚA VOZ, OS SEUS SABIOS CONSELLOS XA NON CONTAN PORQUE POR TODO O QUE LOIARON QUEDA PENDURADO NO VALEIRO SOIO UN ANACAO DE PAPEL ARDENDO PARA QUE…

HUIR DE TI

Me encantaría cruzar la puerta y adentrarme Conocer recovecos al atravesar pasillos En mi pueblo la librería no guarda secretos Acariciar las luces tenues de las bombillas Pisar al caminar las alfombras correderas Y tocar despacio los lomos de un grueso tomo de historia Las paredes cubiertas de grandes títulos y frases célebres Descender por las…