FALLASTE CORAZÓN

HOY VENGO DEL MUNDO. LO HE ENCONTRADO DESPIADADO. MÁS VIEJO QUE NUNCA. COMO SIEMPRE QUE ME ATREVO A SALIR, TIEMBLO Y LE GRITO AL MAR, AGARRÁNDOME EL ALMA. PORQUE MI ALMA TIENE LA EXTRAÑA MANÍA DE CREERSE UNA OLA. ASÍ QUE ESPERO EL DÍA EN QUE LA PIERDA. ENTONCES TENDRÉ QUE DEJARME MORIR. PERO MORIRME…