ENTRE COMALA Y MACONDO, HAY UN BARCO QUE SURCA EL MAR

  Hoy tengo la firme intención de alcanzar la playa, y dejarme llevar por las olas hasta puertos lejanos. Perderme en muelles repletos de marineros con tatuajes, que lían tabaco recostados contra la puerta de las tabernas. En esos lugares aún es posible  creer en nuevos mundos, las brújulas marcan el norte, salvo que se…