¿HACE CUÁNTO QUE NO LE ABRAZAS? ¡SAL DEL DESIERTO!

 

Amigo. Hace mucho tiempo que perdiste el tacto
se lo llevó el viento con la vista, con el oído y el olfato
Hace ya tanto, ¡pero tanto tiempo!
Que te evitan el sabor, el olor, el sonido, el ritmo
podría decirte… ¡qué pena! lo siento. Podría. Pero callo
porque eres culpable, tú mismo te lo has buscado.
Pasa el tiempo y ahí sigues, no cejas jamás en el empeño
redoblando esfuerzos, sangrando, por tu gran maldito sueño
¿Pero qué clase de sueño? ponzoñoso, mezquino, retorcido, esquivo…
¿Qué sueño el que te volatiliza? ¿Qué sueño el que te inmoviliza?
El que te asusta, te domina, te aniquila y te martiriza
¿Por ese sueño has perdido el tacto, la vista, el oído, el olfato?
Un sueño con alarma a las 06:00 de la mañana
un sueño con sabor a brisa desencajada,
a talonario, refriegas, hipocresía, descortesía,
a café de máquina y sonrisa forzada.
Ese maldito sueño que asegurará la vejez , a cambio de tu juventud
Es un monstruo ávido que vive y crece en todos los edificios de la ciudad.
Has hecho un pacto con el diablo
¡no te quejes si no disfrutas demasiado!
Eres obediente, complaciente, disciplente
el más listo, el mejor de la empresa, ¡¡¡Bravo!!!
ejemplar, servil, ofreciendo tu carne, has llegado a gerente.
Pero creo que que no has pensado, en el tiempo que ha pasado
desde que abrazaste al viejo árbol; desde que corrías por el monte
y alcanzabas las estrellas, sobre una coqueta y coja bicicleta roja.
Cuántos minutos, cuántos lustros, cuántos siglos…
aunque al menos vas a votar cada cuatro años…
Otra vez la luna decrece, vuelve a ser lunes
ahí sigues. Sin piedad. Volviéndote gris,
medio sombra, medio antifaz. ¡Lo haces tan bien!
Invéntate necesidades. Cómprate más calcetines
colecciona sellos, o monedas, o prendas usadas
Tu vida no corre peligro, así que destroza tus alas.
¡¡LUCHA!! por la vacuidad de ambiciones ajenas.
A eso se llama venderse, ¡pendejo!
Todo un señor. Tan solo otro más, otro perfecto esclavo
que es incapaz de sobrevivir sin cargar cadenas.
¿Cuándo fue la última vez?
Me lo sigo preguntando ¿Cuándo fue la última vez … que viviste?
Te vas a pudrir en el desierto, mientras tanto tu viejo árbol,
el de la ribera del río
seguirá donde lo dejaste, cuando aún eras alguien.
¿por qué no regresas, y pruebas a abrazarle?
Puede que incluso siga funcionando la vieja bicicleta
que aún roja, rota y coja…
sabía cómo subirte a la luna, y traerte de vuelta.
*RATHEN*

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s