MOMENTOS MÁGICOS

 

Se trata solo de eso. Momentos, puntitos brillantes. Invariablemente fugaces, que vienen y van sin ningún tipo de pauta coherente, por más que una intente buscar causalidad en todo cuanto le ocurre. Acción – reacción, acto – consecuencia … Afortunadamente, no siempre el castigo se puede calcular, ni el premio llega a tiempo.

  1. La ilógica sucesión de momentos brillantes, confiere cierto sentido a lo intermedio.
  2. Lo intermedio. Las reglas del comportamiento convencional, pasión apática y actividades grises. No son sino males necesarios que discurren por tortuosos caminos, al fin interrumpidos… por los momentos mágicos.

Magic… moments… y silbo, hago pasar un hilillo de viento entre mis labios fruncidos. Momentos, momentos, momentos… Mágicos.

Momentos…

En los que tu luz irrumpe en la habitación, gira sobre si misma y me abraza. Es una luz cálida y acogedora, y suena igual que suenas tú cuando cantas… “Hallelujah, hallelujah”

La lluvia sobre el cristal, y la casa hecha de café.

Trajeron dos muñequitos de porcelana. Un par de grullas humanoides con expresión estática. Esta noche los dejaré en el jardín, y el año que viene habrán formado una aldea entre el camelio y el rosal blanco. Espero recibir sus cálidos saludos de bienvenida cuando regrese al hogar. Es así como los hálitos artificiales se desplazan de lo estático a lo dinámico, en lo que dura el sueño de una noche de verano. El génesis de un nuevo y concurrido mundo en miniatura, quizás Grullalandia, sobre el que se escribirán inconsistentes libros infantiles.

Magic… moments…nos bebimos una botella de buen vino, hasta que el tiempo se mezcló con la hierba verde en los campos.

Escúchame. Te aconsejo no confundir el ardor con el prurito.

Mis perros son almas nobles de oscuro pelaje. No hay espíritus más livianos. Ellos saben bien lo que digo…

Como también lo saben las olas del mar, el olor del sol cuando es transigente, los aviones sin prisas y mis medias lunas de orate. Orate perpendicular que se ha ido curvando, porque algunas veces fui oscura y perversa. Me mantienen aún erguida el olvido bien procesado, y los momentos plenos de magia. En el bosque, sobre la mesa, bajo tus alas o en mis recuerdos. Y de este modo, acostumbrada a pensar demasiado y a descuidar lo racional, recibo mis dosis de felicidad discontinua. Pero en fin, merece la pena silbar, aunque nadie quiera prestar atención…

He escuchado a Perry Como en la estación de tren.

Magic. Moments.

Observo las vías como esbirros sanguíneos. Le sonrío a la belleza, y me inclino con gran ceremonia ante la respetable muerte, que se cuela a través de los resquicios de mi propia inconsciencia.

Brindo por los locos.

*RATHEN*

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s