– 33 –

 

No llores en vano…

 

Hay en la luz de las farolas  un mensaje silente,

las historias se caen de los estantes del supermercado.

Entre las bolsas de basura, y la pasta de dientes

se venden sesiones de amor equivocado.

 

2×1 en escenas de sexo abotargado.

Cómpralo,

nunca caduca el romanticimo al vacío.

Las cajeras mueren por inhalación de plástico

El viento susurra, y retrocede avergonzado…

Puto carmín. Puto rímmel.

Puto aburrimiento del adulto reprimido.

 

¡El ofertón! Orgasmo semanal y un viaje al pasado.

Garantizado… en cómodos plazos a un millón de años.

 

Qué va. No hay cojones. Vade retro a la teletienda.

No me convencen ni ese amor ni ese sexo, ni los antioxidantes ni las caries…

Y ya mucho antes del mar, las montañas y los valles no insisten en que me calle…

 

No puedo. Soy procaz, ignorante, aprensiva, suspicaz.

Excesiva, recogida, destructiva, hedonista y egoísta.

Las palabras me sobrepasan , vomito hasta las entrañas…

Y me río.

Pobres y hermosas rubias pizpiretas…

Pobres morenitas todas vestidas de azul…

Márketing duro, hasta que se vuelven hurañas

Que las jodan, mientras yo me salve de convivir

… con la descortesía y la mediocridad.

 

Ellos, los otros. Ellos lo harán.

Terminarán por destrozar la música y la literatura

mientras los ejércitos de los derrotados autocomplacientes

no despierten y se alcen en armas

para salvar de si misma a la humanidad.

 

Bromas pesadas en cada adoquín de la calle.

No lo consientas… No es lícito caminar entre fantasmas.

 

Miradas preñadas de tristeza esquiva.

No te las creas… No es lícita la mentira lasciva.

 

Ni es mala la rima fácil,

ni miente la locura

cuando cercena a la luna.

 

Y mientras tanto, ¿qué fue del amor?

Se desdibuja el desencanto.

La torva horda

de los animales…

Que nunca son para tanto.

 

Ya te lo dije joder. No llores en vano.

Aunque es cierto que te llueve el pelo,

y es cierto que te corres con los duelos

y es cierto que nunca llegas a tiempo.

 

No llores en vano, idiota, estúpida de ojeras cortas,

al fin y al cabo es un baile de disfraces,

y que te lo calles,

o que lo cuentes…

es indiferente… solo son frases.

 

Además…  aunque pasen los años… tanto tú como yo somos de esos,

que siempre vuelven a caer.

 

*RATHEN*

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s