En el camino

Por ese lugar del mapa en el que no he estado nunca, hago pasar las medianas que mueven mi baricentro. Cortan las tangentes que cruzan lo que jamás ocurrió y rompen la geometría de los círculos viciosos. En ese equilibrio imperfecto me muevo entre el resbalón de los recuerdos y las zancadas de un porvenir…

Guerra y paz

  Nunca llegamos a comprendernos bien. Nos tendíamos la mano como quien tiende la ropa, en un hilo tenso y expuesto al sol y al viento, tanto que en la inclemencia del tiempo se nos dilataban las noches entre palabras y silencios, dejando en el aire un vago vaho hecho de suspiros y bostezos vueltos…

Esplendor en la hierba

  Nunca entendí como la gente no venía aquí más a menudo, para amarse en público o a escondidas, gozar del placer, de lo prohibido, de la vida. La hierba, siempre verde y cuidada, invita a dejarse caer de espaldas y yacer disfrutando del esplendor de un cielo cian que enmarcan montañas enebradas y azules.…

Bodas de sangre

En la clara noche tibia Ímpetu de luna Se desgarran las dudas Entre nana y fortuna. Nubes y claros En el cielo estrellado Empañan el centro de lo que nunca has pensado. Esa fuerza lorquiana Abrazo fatal Desciende a tragedia Con estremecimiento carnal. Calor de desierto Frescura de cueva Cristaliza en deseo De sed siempre…

El ser y la nada

  Hay días en los que una se levanta con el peso de mundos inventados oprimiendo las costillas. Nada parece tener demasiado sentido en un mar de dudas a las que se puede encontrar fácilmente una respuesta racional y cavilada, pero aun así la línea de flotación de los pensamientos se debate entre brazadas desbocadas…

Historia de dos ciudades

  Uno nunca debe volver a los lugares en los que ha sido feliz. Es una máxima exquisitamente exacta, que conjuga a la perfección las coordinadas espacio tiempo, dando a las frases un sentido físico de fórmulas en fábula. Pero uno siempre regresa a los lugares en los que amó la vida, bien sabiendo que hay…

El sonido del silencio (the sound of silence)

Hace algún tiempo se han ido las notas. No me evalúo y trato de convivir con el silencio sosegado que se extiende entre los pensamientos mudos que invaden mi cabeza como soldados desorganizados, tropas anárquicas que quieren guerrear contra una cordura tiesa como las cuerdas de una guitarra mal afinada. Los acordes nunca se aproximan…