MI PRIMER MUERTO

  Mi primer muerto se llamaba Pepa, y era un muerto viejo. En los vagos recuerdos de una niñez remota, soy aún capaz de reconstruir las escenas que rodearon a su velatorio. El pertinaz silencio, la campana de la iglesia y su cadencia pretenciosa, las velas,  las flores por toda la casa…  el mutismo reflejado…

Cadencia

Es imposible que no caiga Rendida ante tus encantos Los labios que mienten Pacientemente Con cadencia Estraperlo De palabras Perladas en hilos De silencios Y yo Aprehendida a tu abrazo Consumiendo razones Prendidas Con chispas de tu barba Barbaridades Que huelen a juegos Escondite en la noche Prenda tras prenda Y yo Cojeando bajo la…