Guerra y paz

  Nunca llegamos a comprendernos bien. Nos tendíamos la mano como quien tiende la ropa, en un hilo tenso y expuesto al sol y al viento, tanto que en la inclemencia del tiempo se nos dilataban las noches entre palabras y silencios, dejando en el aire un vago vaho hecho de suspiros y bostezos vueltos…

HACERSE MAYOR O EL SEXO ORAL. VAMOS A MORIR!!

  Hoy me han salvado de la muerte medio segundo y 3 metros. No sé si Dios ha intercedido… sinceramente lo dudo. Tengo la maldita costumbre de la prisa constante, así que a menudo acelero. Demasiado. Sin ser casi consciente. Puede que esté predestinada a matarme así… lo pienso con frecuencia… no me he vuelto loca,…

Esplendor en la hierba

  Nunca entendí como la gente no venía aquí más a menudo, para amarse en público o a escondidas, gozar del placer, de lo prohibido, de la vida. La hierba, siempre verde y cuidada, invita a dejarse caer de espaldas y yacer disfrutando del esplendor de un cielo cian que enmarcan montañas enebradas y azules.…

EL CORAZÓN DE LOS MUERTOS

STAY ALIVE!!!! Nunca acabaré de entender quién soy, y tampoco por qué, para qué o por quién vivo. Pero eso es algo que ya no me interesa. He decidido dejar de devanarme los sesos con preguntas sin respuesta. Simplemente aprovecho la rutina unos días, otros la rompo a conveniencia, visito el mar con frecuencia y…

El ser y la nada

  Hay días en los que una se levanta con el peso de mundos inventados oprimiendo las costillas. Nada parece tener demasiado sentido en un mar de dudas a las que se puede encontrar fácilmente una respuesta racional y cavilada, pero aun así la línea de flotación de los pensamientos se debate entre brazadas desbocadas…

Historia de dos ciudades

  Uno nunca debe volver a los lugares en los que ha sido feliz. Es una máxima exquisitamente exacta, que conjuga a la perfección las coordinadas espacio tiempo, dando a las frases un sentido físico de fórmulas en fábula. Pero uno siempre regresa a los lugares en los que amó la vida, bien sabiendo que hay…

HOMENAJE A SILVIO

Ojalá… “Ojalá” significaba nada, hasta que Silvio la cantó… “ojalá se te acabe la mirada constante la palabra precisa, la sonrisa perfecta ojalá pase algo que te borre de pronto una luz cegadora, un disparo de nieve” Ojalá… Decían. Le hablaba a un dictador, y ahora, a quien quiera yo. Hoy, que te pienso, a ti.…