El ser y la nada

  Hay días en los que una se levanta con el peso de mundos inventados oprimiendo las costillas. Nada parece tener demasiado sentido en un mar de dudas a las que se puede encontrar fácilmente una respuesta racional y cavilada, pero aun así la línea de flotación de los pensamientos se debate entre brazadas desbocadas…

La insoportable levedad del ser

Yo me desdigo de todas las cosas En esta soga de pecados lejanos Me quemo los huesos Me lavo las manos . Subasto la calma a las musas Mientras el martilleo de mis dedos muertos Siembra las dudas Calcina los huertos . Cuadro el oscuro triángulo Dejándome hacer por Orfeo y Morfeo Que queman con…