La educación sentimental (II)

Era una época en la que yo llegaba andando a todas partes, incluso a aquellos sitios a los que no me proponía ir. No llegaba a contar los pasos porque, de alguna manera, parecía que mi podómetro interno se acompasaba con los latidos de un corazón que marchaba a una velocidad de crucero constantemente variable…

Silencio de sirenas

  Veía las imágenes de la noche en blanco y negro teñidas de verde. En el cielo desfilaban estelas finas y tupidas que explotaban sin previo aviso rompiendo el silencio. Los fuegos artificiales más crueles que puedo recordar. “Esta es la guerra, hija”. Así me lo explicó mi madre con la cara apesadumbrada de quién…