Libremente

  Siempre amé los libros. Desde pequeña. Desde antes de aprender a leer ya los consideraba unos objetos de culto, algo que mimar y tener cerca, manosear, acariciar con el amor de una madre, abrir, destripar con la frialdad de un cirujano. Me atraían sus portadas lisas y sus páginas rugosas u opacas, siempre repletas … More Libremente