El ser y la nada

  Hay días en los que una se levanta con el peso de mundos inventados oprimiendo las costillas. Nada parece tener demasiado sentido en un mar de dudas a las que se puede encontrar fácilmente una respuesta racional y cavilada, pero aun así la línea de flotación de los pensamientos se debate entre brazadas desbocadas…

ASI QUE ME FUI A LA PLAYA.

Mientras sufro un terrible cólico espiritual, y hallándome completamente desubicada ante el caos circundante, el coche es un guardaespaldas legítimo. Tan legítimo como matarse a pastillas. O a chocolate. Y una mujer cualquiera (o sease:  yo)  se pone el cinturón, enciende la radio, despotrica un rato de la música en España, y arranca. Tras sintonizar…

Y A LA COLA DEL PARO… POR NO HABER PASADO POR EL ARO

La oficina del INEM es un lugar rancio y oscuro, atestado de gente cabizbaja, marcado por una promiscua mancha de humedad en el techo. Tiene forma de desazón y huele a fritanga. Alguna funcionaria lleva camisas del Corte Inglés, sandalias de Mari Paz y masca chicle sin azúcar. Es verdaderamente horrible. Aún diría más… la…

LA NICOTINA Y BUKOWSKI

Para ser feliz, lo último es que la peña se tire cubos de agua fría por la cabeza, o se zambulla en las aguas gélidas de nuestros ríos de invierno. El Legado del Tibu, lo llaman. Hacen vídeos que terminan con algo así como: – Nomino a mi prima Noemí y a mi cuqui Loli, ya sabéis,…