Velvet… o papel de lija (I)

De una serie que se llama “Velvet” una espera que sea aterciopelada, sensual, seductora, que se deslice por los capítulos con una suavidad erótica o, por lo menos, con un entretenimiento lúdico-sentimental capaz de levantar… sensaciones. Bueno, pues a desengañarse: nada de eso. Y tampoco es para desengañarse, porque si uno construye grandes esperanzas dickensianas…